El planeta, el principal beneficiado por el coronavirus